El trabajo que viene, ¿es esto realista?

Un gurú ha predicho esta forma de trabajar, ¿Estará en esto la felicidad del trabajador?

1. ‘Vestiremos’ ordenadores y trabajaremos en mitad de una montaña

En el futuro, el dispositivo que usaremos se podrá utilizar como un reloj de pulsera o un collar y se abrirá cuando necesite hacer una llamada o enviar un correo. Además, las baterías se cargarán utilizando energía solar. El dispositivo conceptual “Morph” de Nokia ya está explorando estas capacidades.

2. No se hablará más de la oficina

Esto ya es una realidad en varias organizaciones. Ya se están utilizando espacios de trabajo flexibles, tales como la red de centros de negocios Regus, y salas en 100 países para que el personal trabaje desde lugares más prácticos y flexibles.

3. No habrá que mirar pantallas para trabajar

Los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts han desarrollado un prototipo llamado SixthSense, una prenda dispositivo que convierte al mundo que lo rodea en una computadora. ¿Quiere escribir un correo electrónico? Proyecte un teclado al aire y comience a escribir. ¿Necesita navegar por Internet? Aparece una pantalla, donde puede navegar con pequeños gestos.

4. Todo se hará en zettabytes

Despídase de los gigabytes, porque se predice que para el 2025 habrá 100 zettabytes de datos almacenados a nivel global (son 100 sextillones de bytes). Suficiente para 36 mil millones de años en vídeo HD.

5. Los colegas serán avatares

En vez de que su cara aparezca en la pantalla de un ordenador cuando realice una teleconferencia, un avatar en 3D de usted aparecerá en la pantalla. Microsoft ya está trabajando en una tecnología de tele presencia holográfica que usa cámaras infrarrojas para “crear un holograma de un usuario remoto en 3D para hacer reuniones cara a cara”.

6. Los robots organizarán nuestras vidas

Se usarán robots para muchas tareas administrativas. Responderán teléfonos, programarán viajes, pedirán comida, pagarán las cuentas y se encargarán de los libros de contabilidad. Tendremos mucho más tiempo libre y más espacio para crear e innovar.

7. Seremos más felices y más productivos

El nuevo método de trabajo permitirá a las personas escoger cómo, cuándo y dónde trabajar. Por esto, serán mucho más productivas. British Telecom descubrió que los empleados flexibles (que trabajan donde quieren) son 20% más productivos que sus contrapartes de oficina; también piden menos días libres por enfermedad y se sienten más satisfechos con su trabajo.

Fuente: El Economista

Deja tu comentario