El abono transporte del Metro de Nueva York es un vale descuento

¿Qué pensaríamos si al comprar el nuevo abono mensual de transporte nos dieran una tarjeta de descuento? Eso es lo que les está pasando esta semana a los viajeros del metro de Nueva York tras la medida tomada por la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) de patrocinar completamente su tarjeta.

En Estados Unidos, cuna de la publicidad, y más concretamente Nueva York, la esponsorización y el marketing forman parte de la vida cotidiana de los ciudadanos. De hecho, el patrocinio de la tarjeta de metro ya estaba implantado en la ‘Gran Manzana’ desde 1995, aunque en su cara posterior.

metro-antigua3

nueva-tarjeta5 

 

 

 

 

tarjeta-descuentos

 Ahora, el tradicional color amarillo de la cara de la ‘Metrocard’ ha sido sustituido por el patrocinio de GAP y el descuento del 20% en sus tiendas. Sólo su banda negra permite adivinar que se trata, en realidad, de una tarjeta electrónica.

Las posturas adoptadas por los viajeros son muy variadas, según The New York Times. Algunos de ellos pensaban que no era una tarjeta válida y la cambiaron por otra obteniendo el mismo resultado final; otros aducían la decepción que pueden sufrir los turistas al no encontrarse la clásica tarjeta amarilla de metro; los más optimistas aceptaban de buen grado la novedad si evita subir el precio del servicio o mejorar el mismo.

En España ya se ha intentando llevar a cabo esta iniciativa, precisamente a comienzos de este mismo año, por dos ingenieros de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC). Debido a la subida de transporte en la red catalana, a estos dos jóvenes se les ocurrió que parte del coste de la tarjeta lo podían sufragar empresas privadas a cambio de publicidad. Ello reduciría hasta un 50% del precio (de más 9,00 € hasta incluso 4,10 € ).

Para su infortunio, y a pesar de haber puesto en marcha una web donde se podían solicitar las tarjetas, la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) frenó la iniciativa por su posible ilegalidad y, desde el pasado enero, nada se ha vuelto a conocer de esta emprendedora iniciativa al estilo de la Gran Manzana.

 

Fuente: The New York Times   La Vanguardia

Deja tu comentario