Un ejemplo reciente de Marketing de guerrilla es el de RIM contra Apple, en Sidney.

La campaña empezó de forma misteriosa hace unos días. Una flashmob (un gran grupo de personas que llega a un sitio e interpreta algo inusual) tomó la calle delante de la Apple Store de Sidney. Un grupo de espontáneos se situó delante de los escaparates del establecimiento, empuñando pancartas que invitaban a despertase. RIM Australia confirmó  a los medios, como recoge BusinessInsider, que ellos eran los responsables de la campaña y apuntaban a un golpe de efecto el 7 de mayo.

La compañía empujó las acciones de marketing de guerrilla con clásicos anuncios en prensa y con un site especial dedicado a la operación, como señala The Verge, que recoge el gran manifiesto antiApple que todos esperaban tal y como la propia RIM había anunciado. RIM denuncia que no sólo hay que pensar diferente “también hay que hacerlo”, en un ataque directo al clásico eslogan de Apple, y apunta que hacer negocios no es ya sólo llevar un traje y un maletín, sino algo diferente.

BlackBerry ha estado durante mucho tiempo asociada a la imagen de terminal para el mundo de los negocios, algo que la popularización del smartphone ha penalizado. En el mass market, un teléfono para el mundo de los negocios no tiene el mismo atractivo que otra clase de terminales.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=Ldq2tNLRDwA]

La compañía acaba de lanzar BlackBerry 10, la nueva versión de su sistema operativo móvil y la que podría ser la última esperanza de salvación del smartphone de la firma. En el último año, RIM ha visto como sus máximos – e históricos – responsables dejaban la firma y ha hecho esfuerzos para posicionarse allí donde sus competidores han tenido éxito, como por ejemplo intentando atraer a los desarrolladores de Android.

Fuente ABC.es