Qué hacer para lanzar mi proyecto digital

A continuación, reproducimos de un artículo de Puro Marketing, unas reglas básicas  que contribuirán a reducir la incertidumbre en el lanzamiento de proyectos digitales, y a lograr así el éxito de los mismos.

  1. Innovación a través de productos, no de ideas. En vez de presentar plantes de mercadotécnica o planes de negocio lo que realmente tenemos que hacer cuando tenemos una idea para un negocio o un producto es ejecutarlo lo antes posible, es decir, llevarlo a mercado. Únicamente al ver cómo reacciona el consumidor antes nuestro producto podremos estar seguro del éxito del mismo.
  2. Apuesta primero en lo digital.. Las experiencias digitales en la actualidad están totalmente integradas en la vida real de los consumidores, por lo que el primer acercamiento sería muy interesante realizarlo a través de este tipo de plataformas, que además resultan mucho más económicas.
  3. Diseña para conseguir el amor del cliente, no por amor a la tecnología. El cliente siempre tiene que ser el eje central en el que nos basemos para diseñar nuestras campañas y nuestros productos, ya que va a ser la respuesta del cliente la clave para el éxito de nuestro producto. Sobre todo, ahora, en la era de internet, en el que las reseñas de productos y las quejas de los clientes se pueden volver virales al instante. Lo más importante es buscar la solución adecuada para cada cliente.
  4. Obtén resultados de negocio, no premios creativos. Tenemos que dejar de pensar que los premios tipo “Cannes” o “IAB Conecta” son necesarios para que se reconozca nuestra labor, lo que realmente importa es aportar verdadero valor para nuestros clientes. Innovemos para ofrecer el mayor beneficio posible a nuestros posibles clientes, lograr esto es lo que realmente nos dará reconocimiento.
  5. Construye con base a la evidencia de usuarios reales, no intuyas. La clave está en preguntar al cliente sobre lo que les estamos ofreciendo y una buena opción para ello es crear un MVP (Mínimo Producto Viable) y probarlo en un escenario realista.
  6. Aprende de forma rápida y barata. Construir un producto es una tarea ardua en la que se consume un sinfín de tiempo, el problema con el que nos encontramos es que durante todo este tiempo no tenemos la certeza de que nuestro producto sea acertado, la única manera de saberlo es comercializarlo lo antes posible, de esta manera podremos ir recibiendo el feedback del consumidor e ir actuando en consecuencia.

Fuente: Puro marketing

Deja tu comentario