Comprar huevos: práctica habitual para la popularidad en Twitter

Ser popular en la red es una cuestión vital en los actuales tiempos de no nuevas sino contemporáneas tecnologías: Android, BlackBerry, iPhone, iPad… Todos los contenidos se adaptan a estas plataformas para llegar a todos los segmentos del mercado que lo consume. También lo hacen así las empresas, quienes crean nuevos espacios en ellos. Pero con eso no basta: hay que ser popular, o parecerlo, para atraer a un mayor número de personas; en caso de Twitter, seguidores.

Para conseguir este objetivo de popularidad en Twitter, muchas empresas, o las agencias de marketing web de éstas, han comenzado a contratar los servicios de otras empresas a quienes se les podría calificar de ‘productoras de huevos’. Y es que las productoras se encargan de crear docenas y docenas de nuevas cuentas cuya imagen principal es un huevo (ya que es la imagen diseñada para aquellas cuentas que carecen de administrador real o actividad). De ahí que muchas compañías de todo el mundo hayan visto aumentar su número de seguidores, pero cuya imagen eran sólo huevos.

huevos-twitter1La fraudulenta práctica, en realidad, lo único que permite es alcanzar el objetivo a los responsables de marketing, ya que ni su popularidad ni su influencia virtual mejoran. Y esa es su meta: conseguir la mayor cantidad de seguidores posibles y que su marca sea observada por más personas (mejor cuanto más influyentes sean) para, en resumidas cuentas, distribuir sus mensajes y hacer visible la promoción de la empresa o a la misma.

La actividad de estas empresas proveedoras sería ordenar a los programas informáticos la producción de una cantidad determinada de cuentas que serán followers de forma sistemática de la empresa en cuestión o bien seguirán automáticamente a cientos de seguidores para recibir su seguimiento recíproco.

Y es que la presencia en Twitter, así como en Facebook, Youtube y demás redes sociales, es esencial para el posicionamiento de una empresa en Internet. Su actividad diaria, con innumerables tweets al día, y su masiva audiencia, con millones de usuarios en todo el mundo, son un mercado tan grande que sería impensable no tratar de abarcar una parte.

Pese a todo, según diferentes estudios, menos de la mitad de los usuarios siguen a más de diez personas o envían tweets con frecuencia diaria. Así, no sólo la creación de granjas de huevos resulta ineficaz, sino también el seguimiento de usuarios sin actividad, aunque sean masivos.

Por todo esto, las acciones de marketing web más eficaces continúan siendo las tradicionales, más que adaptadas a los nuevos dispositivos: conseguir llamar la atención, que el mensaje impacte, que sea difundido y que el boca a boca haga el resto.

Ticbeat.com Elpais.com

Deja tu comentario



Andy

6 años ago

Se puede decir más alto pero no más claro, lo comparto en Twitter @Andy21