Esto que hoy comunicamos, no es nada nuevo o al menos novísimo, todos recordamos el olor de la panadería de al lado de casa, o incluso hoy día el olor en la calle cuando pasas frente a una tienda de aromas en velas, etc. para la casa. lo novedoso es que ahora le llamamos  marketing olfativo o  aeromarketing y que aterriza en España, y ha empezado con escalar posiciones en las estrategías de comunicación de las empresas. Apelar al olfato es un paso más en el intento de las marcas por llegar al consumidor final. Los olores permanecen en la memoría del consumidor y son mucho más duraderos que los estímulos visuales, además consiguen desencadenar muchos más pensamientos que una imagen o un color.

En el Metro de Madrid se ha realizado este pasado mes de junio una campaña de marketing olfativo, en el que los viajeros de metro han descubierto los aromas de La Rioja a través de una vallas publicitarias con unos dispensadores de aromas .

La publicidad giraba en torno al lema turístico “Vivir a la Riojana” y permitía oler esencias que recuerdan al vino, desde las de la propia cepa al bouquet.

[Youtube:https://www.youtube.com/watch?v=iOEoS14t0G4]

Dunkin´Donuts, ha realizado un experimento en unos autobuses de Corea, mientras sonaba la canción corporativa de la compañía, unos dispensadores de aroma soltaban aroma a café.
El resultado se vio de inmediato, los locales próximos a la parada de autobús aumentaron sus ventas aproximadamente en un 30%.

[Youtube:https://www.youtube.com/watch?v=kmrc8ZJld8A]

Fuente: Prmarketing