Benetton vuelve a crear polémica con sus campañas

Benetton apuesta otra vez por una campaña publicitaria que parece perseguir la polémica. Se centra esta vez en el desempleo. Su eslogan: “Parado del año”. Los carteles están protagonizados por un grupo de atractivos jóvenes trajeados que la marca considera que representan a su generación: tienen estudios superiores y talento, pero no tienen trabajo. Además, la campaña se completa con vídeos y anuncios para televisión en los que aparecen antidisturbios y grupos de chavales protestando al estilo de los indignados del 15-M.

En los carteles, una pequeña reseña en el lateral explica la identidad de los protagonistas. Por ejemplo, en uno de ellos aparece Ángel, mirada al frente, traje y barba perfectamente recortada. Tiene 29 años y es un ingeniero industrial en paro. O Valentina, de 30 años, italiana y abogada sin empleo. Según Benetton, la campaña no busca el uso mercantilista del drama del paro, sino que trata de llamar la atención para que se abra el debate sobre el hecho de que “cerca de 100 millones de jóvenes de entre 15 y 29 años buscan trabajo en el mundo”. Y dicen que quieren acabar con tópicos, como que “los que no trabajan es porque son vagos”.

Según ha explicado Alessandro Benetton, la publicidad es una iniciativa de la fundación unhate (contra el odio), propiedad de la marca, la misma que ya levantó ampollas a finales del año pasado cuando colgó carteles con imágenes trucadas que mostraban a diferentes personalidades besándose. Entre ellas, el papa Benedicto XVI y el imán Ahmed Mohamed el-Tayeb, lo que enervó al Vaticano. La campaña actual está combinada con un concurso. En él, buscan al “desempleado del año”, a través de una red social. Piden a jóvenes de entre 18 y 30 años que se inscriban y cuenten su “curriculum del desempleo”, es decir, sus estudios, habilidades y su fracaso a la hora de encontrar un puesto de trabajo a su medida. Además, pueden registrar un proyecto. De entre los recibidos hasta el 14 de octubre, los 100 más votados serán elegidos para ser financiados con 5.000 euros.

La firma italiana ha asegurado que han elegido llamar la atención sobre el paro juvenil porque “por primera vez en muchos años, nuestros hijos van a tener una vida más dura que la de sus padres”. “Esta campaña puede parecer menos impactante que las anteriores, pero en el trasfondo es más grave”, defiende Benetton.

Os dejamos la principal imagen de la campaña, que a nosotros como agencia de comunicación nos parece buena:

benetton1

Fuente: Reuters

Comprar huevos: práctica habitual para la popularidad en Twitter

Ser popular en la red es una cuestión vital en los actuales tiempos de no nuevas sino contemporáneas tecnologías: Android, BlackBerry, iPhone, iPad… Todos los contenidos se adaptan a estas plataformas para llegar a todos los segmentos del mercado que lo consume. También lo hacen así las empresas, quienes crean nuevos espacios en ellos. Pero con eso no basta: hay que ser popular, o parecerlo, para atraer a un mayor número de personas; en caso de Twitter, seguidores.

Para conseguir este objetivo de popularidad en Twitter, muchas empresas, o las agencias de marketing web de éstas, han comenzado a contratar los servicios de otras empresas a quienes se les podría calificar de ‘productoras de huevos’. Y es que las productoras se encargan de crear docenas y docenas de nuevas cuentas cuya imagen principal es un huevo (ya que es la imagen diseñada para aquellas cuentas que carecen de administrador real o actividad). De ahí que muchas compañías de todo el mundo hayan visto aumentar su número de seguidores, pero cuya imagen eran sólo huevos.

huevos-twitter1La fraudulenta práctica, en realidad, lo único que permite es alcanzar el objetivo a los responsables de marketing, ya que ni su popularidad ni su influencia virtual mejoran. Y esa es su meta: conseguir la mayor cantidad de seguidores posibles y que su marca sea observada por más personas (mejor cuanto más influyentes sean) para, en resumidas cuentas, distribuir sus mensajes y hacer visible la promoción de la empresa o a la misma.

La actividad de estas empresas proveedoras sería ordenar a los programas informáticos la producción de una cantidad determinada de cuentas que serán followers de forma sistemática de la empresa en cuestión o bien seguirán automáticamente a cientos de seguidores para recibir su seguimiento recíproco.

Y es que la presencia en Twitter, así como en Facebook, Youtube y demás redes sociales, es esencial para el posicionamiento de una empresa en Internet. Su actividad diaria, con innumerables tweets al día, y su masiva audiencia, con millones de usuarios en todo el mundo, son un mercado tan grande que sería impensable no tratar de abarcar una parte.

Pese a todo, según diferentes estudios, menos de la mitad de los usuarios siguen a más de diez personas o envían tweets con frecuencia diaria. Así, no sólo la creación de granjas de huevos resulta ineficaz, sino también el seguimiento de usuarios sin actividad, aunque sean masivos.

Por todo esto, las acciones de marketing web más eficaces continúan siendo las tradicionales, más que adaptadas a los nuevos dispositivos: conseguir llamar la atención, que el mensaje impacte, que sea difundido y que el boca a boca haga el resto.

Ticbeat.com Elpais.com

Social-commerce, del “me gusta” a “compro”

internet3El s-commerce podríamos definirlo  como la compra a través de las redes sociales, donde los usuarios  pueden  hacer compras colaborativas, incluso acumular descuentos, que pueden verse  incrementados si los usuarios recomendados realizan algún tipo de transacción. Las empresas por lo tanto se enfrentan a un nuevo reto porque deben ver las redes sociales como una herramienta para conectar con sus potenciales clientes, donde podrán lanzar promociones personalizadas, y proporcionar una experiencia de compra distinta, que sin duda  les ayudará a fidelizar a los clientes, siempre que hagan un buen uso de de los datos recogidos (S-CRM).

El gran reto de las redes sociales es convertir los “me gusta” en “compro”, al fin y al cabo su futuro depende de que encuentren la fórmula de rentabilizar sus plataformas, y si no que se lo pregunten a Fecebook con lo que está sufriendo en bolsa.

Si tener una buena experiencia social no fuera determinante para el lanzamiento y posterior adquisición de productos o servicios probablemente no existirían comunidades como Bopki (http://www.bopki.com) exclusivo para  mujeres,  o como Trnd (http://www.trnd.es/) y Treemkt (http://treemkt.com/) donde  sus miembros tienen la posibilidad de probar, opinar e influir sobre ellos incluso antes de que se lancen.

Al hablar de las plataformas de comercio electrónico, que sin duda tendrán mucho que decir en el ámbito social, El Corte Inglés  se ha convertido en este 2012 en el portal líder de un  sector; según los datos Nielsen cuenta ya con más de 14 millones de españoles (el 63% de los internautas).  Amazon,  se  encuentra también  en pleno apogeo (especialmente con el lanzamiento del kindle). En tan solo ocho meses  desde que  abrió en España,  ha crecido de forma espectacular llegando hasta los 2,7 MM de usuarios.

Fuente: Blog Zenith