Marketing para ser visto desde el cielo

flyandflowers-redhat

En España un joven de 27 años de nombre Carlos Casas, se le ocurrió la idea de realizar acciones espectaculares de una forma ecológica y peculiar, ya que con un estilo parecido al de los campos de trigo que supuestamente dejan los extraterrestres, Casas decidió colocar publicidad ambiental en un terreno agrícola que se encuentra cerca de Barcelona, algo así como espectaculares gigantes que están a nivel del suelo y sólo pueden ser vistos desde el aire.

Con este marketing de guerrilla al que ha nombrado fly and flowers, Carlos busca sorprender al público que llega por vía aérea, en campañas con una duración no mayor a los tres meses, dando uso a terrenos casi inservibles para la agricultura, pero rentables para la industria publicitaria y de una manera sostenible con la que no se daña al medio ambiente.

Desde Sentido Cómun valoramos positivamente está innovadora y ecológica forma de comunicación.

Fuente: Briefblog

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=NjcRpvPOlws&feature=player_embedded]

¿Y tú, eres un OOOR o un OAH?

post-sobre-horarios-en-china-y-en-europaNo, no estamos hablando de dos razas de seres salidos de la última película de la Guerra de las Galaxias, si no de dos formas de entender los negocios, los horarios y la vida en general, que se resume perfectamente en aquella vieja, pero hoy más que nunca en boga, de ¿vives para trabajar o trabajas para vivir?

“El mundo se divide en dos mitades: los que no abandonarán su rutina de un horario de 9.00 a 18.00 y los que su horario para hacer negocios está abierto a todas horas (piensa en los países asiáticos). Puede que no nos guste, pero ¿podrá Oriente con Occidente en contratos, riqueza y prestigio?”. ¿Qué pasará con la conciliación de la vida laboral y personal tan traida a debate ahora en Occidente?Esta frase extraida de un artículo escrito por Tyler Brûlè, editor de la revista inglesa Monocle y columnista del Financial Times, nos enfrenta con la nueva realidad dentro de las empresas, los que trabajan sólo las horas que figuran en su contrato y los que están dispuestos a trabajar todo el día. Y no resulta sorprendente que sea el modelo OOOR (por Out-Of-Office-Reply, esos mensajes automáticos que informan de que no estamos en la oficina en ese momento) el que más funcione en Occidente mientras que el trabajador tipo OAH (Open-All-Hours) es el predominante en los países asiáticos; después de todo lo vemos en el día a día de nuestras ciudades, ¿quién no tiene cerca de su casa una tienda de alimentación que abre todos los días en horarios increíblemente dilatados regentada por ciudadanos chinos?.

Ésto debería hacernos reflexionar sobre hacia dónde se dirige el mundo de los negocios, porque esta nueva forma de pensar de los OAHs que se impone en Asia acabara llevándose por delante las jornadas laborales con principio y fin.

Según Brûlè, “En un mundo que ya se ha fracturado por muchas líneas ideológicas, la jornada laboral se va a convertir en un nuevo campo de batalla que no solo enfrentará a consultores de Recursos Humanos contra CEOs maniáticos (o sindicatos contra ministros de trabajo). Los continentes competirán por la supremacía moral, y también económica, en el debate del trabajo versus el descanso” es decir, los horarios laborales se convierten en un arma de competitividad para los diferentes continentes, y en esa batalla por los horarios parece que, si seguimos siendo OOORs tenemos todas las de perder.

Fuente: Revista Esquire

Si concilia tu Jefe concilias tú

conciliarSegún un estudio de la escuela de negocios de la universidad de Navarra, IESE, si concilia tu jefe concilias tú, es decir, si tu superior tiene familia aumentan considerablemente tus posibilidades de poder pasar más tiempo con los tuyos.

Uno de los frenos más importantes a la natalidad en nuestro país es el problema del equilibrio entre la vida familiar y la vida laboral. Horarios inflexibles y jefes con un modelo de gestión “chapado a la antigua” en la que se cree que más horas se traducen necesariamente en mayor rendimiento siguen siendo una realidad en nuestro país, pero las cosas están cambiando. Parece ser que en aquellas empresas en las que la persona encargada de la gestión tiene una familia a su cargo se funciona con horarios pensados para poder dedicar tiempo a los hijos, o sencillamente, aquellos que no tengan dscendencia, para poder realizar otras actividads, leer, hacer deporte, acudir a cursos de formación… no en vano el estudio del IESE pone de relevancia el que entre los 35 y los 50 años los empleados se muestren más satisfechos con el equilibrio entre vida laboral y familiar cuando su jefe es una mujer, y no es casualidad.

El ejemplo perfecto ejemplo lo encarna Iberdrola, con un horario de 7:30 a 15:30 (con media hora de flexibilidad en la entrada o en la salida) que parece haber calado entre los empleados, además de suponer un ahorro considerable para la empresa en términos de agua, luz, calefacción o aire acondicionado, informática… Lo mismo ocurrió en IBM, donde se fijó las tres de la tarde como hora última de salida, esquema implantado por Amparo Moraleda, una de las tres altas ejecutivas con familia junto a Rosa García (Microsoft) y Ana Patricia Botín (Banesto) que ayudaron al exministro Montilla en 2004 a redactar el Plan Concilia.

 

Y es que no es tan difícil, se trata de tomar ejemplo de nuestos vecinos europeos para intentar hacer la vida de los empleados con familias más sencilla y más agradable, si lo que queremos es que los índices de maternidad levanten un poco la cabeza. El ejemplo más claro es el del ministro de integración y viceministro de empleo sueco Erik Ullenhag, el cual cuida de sus dos hijos en edad escolar pues su esposa vive ahora en Israel tras haber aceptado una muy buena oferta de trabajo.

Es cierto que no es un caso común, y que depende, en parte, de la profesión que se desempeñe el que se puedan compatibilizar más fácilmente los horarios familiares y laborales, pero parece que ésta se perfila como la mejor solución para nuestra exigua tasa de natalidad: Conciliar.

 

Fuente: El País.com link: El País